divendres, 28 de setembre de 2018

Presentación del libro "La revolución rusa de 1917 y el Estado" en Granollers



El libro “La revolución rusa de 1917 y el Estado. Del Consejo de Comisarios del Pueblo a la NEP (1917-1921)”, recoge las ponencias presentadas en las cuartas jornadas de estudio organizadas por la Asociación Catalana de Investigaciones Marxistas, por Espai Marx, por Fil Roig y por la editorial El Viejo Topo con motivo del centenario de la revolución rusa de 1917. El lema bajo el que numerosas personas se congregaron los días 7 y 27 de noviembre de 2017 en la sala Calabria 66 de Barcelona.
(Cartel confeccionado por Fernando Zamorano)

Las cuatro jornadas celebradas entre los años 2015 y 2017 (véase información sobre las jornadas anteriores más abajo) trataban de proporcionar elementos para la comprensión de un fenómeno social sin precedentes como fue la revolución rusa de 1917. Un fenómeno que tuvo importantísimas repercusiones no sólo en Rusia, sino también en la historia mundial del siglo XX. Las cuartas jornadas trataron de acercarse a la comprensión de los procesos, los ritmos, formas y de las circunstancias en que una revolución protagonizada por millones de personas y que había tenido como motor la lucha por la paz y por la tierra, como también la lucha de la clase obrera por el control de la producción, la lucha de las mujeres por la igualdad social y la lucha de las naciones y pueblos oprimidos por liberarse del imperialismo autocrático zarista, como esa inmensa revolución social, digo, se transformaba en estado. 
La transformación de la revolución en estado fue el objeto de esta cuarta jornada y es el objeto de este libro.
Y, efectivamente, la revolución se fue transformando en estado en el transcurso de esos años cruciales (1917-1921). Se transformó en un estado que, por culpa de la guerra civil y de la intervención imperialista ( o bien de la ideología de sus constructores según se afirma en alguna de las ponencias presentadas en la jornada) poco tenía que ver con las propuestas libertarias del libro de Lenin El estado y la revolución. La mayoría de los textos que se publican en el presente libro se refieren de una u otra manera al rol crucial de las circunstancias, del contexto social, de la mentalidad social imperante que acaban erosionando y modificando las aspiraciones y la voluntad revolucionaria de las masas y también los proyectos diseñados desde fuera de las masas por las diversas vanguardias presentes. 
Yo diría que la mayoría de las intervenciones,  se mueven entre dos afirmaciones de Marx. De un lado, aquella, escrita en la primavera de 1852: “Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen arbitrariamente, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo circunstancias directamente dadas y heredadas del pasado”. De otro lado: “Una sociedad no desaparece nunca antes de que sean desarrolladas todas las fuerzas productivas que pueda contener, y las relaciones de producción nuevas y superiores no se sustituyen jamás en ella antes de que las condiciones materiales de existencia de estas relaciones hayan sido incubadas en el seno mismo de la vieja sociedad” (1859).[1] Ambas reflexiones fueron escritas por Marx a la luz de los resultados de la revolución francesa de 1789-1794 y tras la derrota de la revolución en Francia i en Europa en 1848.
Diversas circunstancias, entre ellas los acontecimientos del pasado 8 de noviembre no permitieron el desarrollo de las jornadas conforme al plan previsto. Sin embargo, el libro organiza los textos en base a cuatro secciones que llevan como título temático el de las cuatro mesas de la jornada.
La primera mesa celebrada el día 7 de noviembre de 2017 bajo el lema Los soviets y el estado, fue moderada por Alejandro Andreassi y contó con dos ponencias: El momento trágico del bolchevismo a cargo de Jordi Torrent y Después de Octubre, noviembrede José Gutiérrez.A esta sección se ha incorporado un texto llegado a nosotros con posterioridad a la celebración de las jornadas, Los primeros pasos del derecho revolucionario soviético y el impacto de su legislación laboral y de seguridad socialde Xosé Manuel Carril Vázquez, que se adapta perfectamente a los objetivos de esta sección. Francisco Erice pronunció su ponencia en esta mesa aunque formaba parte de la cuarta mesa y, coherentemente su texto se publica en la sección cuarta de este libro. 
La segunda sección lleva como título: La revolución rusa y el hecho nacional. En ella se recogen dos ponencias: Los bolcheviques y la cuestión nacional (1917-1924) de Manuel López Esteve, que no llegó a pronunciarse en propia jornada, y Los bolcheviques y la deconstrucción del imperio zarista(Esbozo)deJoan Tafalla. Esta mesa fue presentada por Cristina García. 
La tercera sección del libro se publica bajo el título Del comunismo de guerra a la NEP, abordó las vicisitudes de la construcción del estado socialista en las circunstancias concretas de una Rusia destrozada por la primera guerra mundial y por los años de la guerra civil. Cuenta con las ponencias de Ramon Franquesa: 1921: Intentando reconstruir Rusia por una vía socialista; de Joaquim Sempere: La revolución rusa y los campesinos: el papel de Bukharin. A estas ponencias pronunciadas en la jornada se ha añadido la de Carlos Taibo: Para defender la revolución, acabar con la revolución. Carlos Taibo debería haber participado en la jornada pero los acontecimientos del 8 de noviembre hicieron imposible una presencia que, sin duda le hubiera añadido gran interés, como podrán comprobar los lectores de su ponencia. A esta sección del libro se han añadido dos textos que llegaron a los organizadores con posterioridad y que tienen la virtud de plantear dos problemáticas centrales de la revolución. De un lado, el de Alejandro Andreassi aborda el tema de: Leninla Revolución rusa y el taylorismo y de otro lado el de Isabel Benítez: Las mujeres, la revolución bolchevique y la lucha contra el patriarcado. Este último texto sustituye a la intervención oral realizada sobre la misma cuestión realizada por María Colera en la jornada del día 7. Se incluyen ambos textos debido a que permiten abordar dos temas centrales de la revolución y de la construcción del nuevo estado. Esta mesa de debate fue moderada por Antoni Luchetti.
La cuarta sección del libro incluye las ponencias presentadas en la mesa de debate celebrada bajo el lema: La revolución en el mundo, la Internacional comunista. La moderación corrió a cargo de Giaime Pala y las intervenciones corrieron a cargo de Francisco Erice, La internacional comunista o la urgencia de la revolución, de Raül Valls, La revolución alemana y el nacimiento de la IIIª Internacional y de José Luis Martin Ramos: El sentido del partido mundial de la revolución. La Internacional Comunista. .

Las tres jornadas anteriores 2015-2017.

Como se ha dicho, esta fue la cuarta jornada dedicada a la conmemoración de los cien años de la revolución rusa. Las mismas entidades, habían organizado con anterioridad otras tres jornadas en las que se examinaron algunos de los antecedentes y orígenes de la revolución y que sirvieron como preparación de las jornadas de noviembre de 2017.

Primera Jornada: el centenario de Zimmerwald.

La primera jornada se desarrolló el día 3 de diciembre de 2015, en la casa Golferichs de Barcelona bajo el lema 1915-2015 conferencia de Zimmerwald. El movimiento obrero contra la guerra y hacia una tercera internacional. 
(Cartel confeccionado por Fernando Zamorano)

En dicha jornada se presentaron tres ponencias: 
  1. José Luis Martín Ramos: La segunda internacional frente a la guerra y la carrera armamentista hasta 1914; 
  2. Francisco Erice: La respuesta de la izquierda contra la guerra, hacia una nueva Internacional y, 
  3. Joan Tafalla: ¿Es necesario un nuevo Zimmerwald?
En el momento de redactar esta presentación está en imprenta un libro que recoge estas ponencias, editado por José Luis Martin Ramos que llevará por el título: Antes de la revolución. Zimmerwald, respuesta a la quiebra del reformismo nacionalista.

Segunda jornada: el centenario de la publicación de la obra de Lenin sobre el Imperialismo.
(Cartel confeccionado por Fernando Zamorano)

La segunda jornada, celebrada el 26 de mayo de 2016 en la Universidad de Barcelona se debatió en torno el centenario de la publicación del libro El imperialismo fase superior el capitalismo, de V.I. Lenin. Contó con tres intervenciones:
  1.  Ramon Franquesa: Imperialismo: un concepto secuestrado (y por qué es necesario recuperarlo); 
  2. Joan Tafalla: La Unión Europea, un polo imperialista en un momento de transición geopolítica y energética, y
  3. Guglielmo Carchedi: Sobre el concepto de Imperialismo: confusión y pervivencia
Las actas de esta jornada han sido publicadas en el libro Hablemos del imperialismo hoy, editado por Ramon Franquesa.



Tercera jornada: La revolución rusa de febrero y la oleada revolucionaria (1917-1921)

(Cartel confeccionado por Fernando Zamorano)

La tercera jornada celebrada fue celebrada en la sala Calabria 66 de Barcelona el día 3 de marzo de 2017 bajo el lema La revolución rusa de febrero y la oleada revolucionaria (1917-1921). Pretendía enmarcar la revolución rusa en la oleada de movimientos sociales de resistencia a la guerra entre potencias imperialistas desatada entre 1914 y 1918. En aquella guerra se pusieron en práctica las nuevas técnicas industriales y fordistas de matar consiguiendo la proeza de  aniquilar cerca de 30 millones de personas entre soldados y población civil. Esta catástrofe humanitaria y civilizatoria despertó una oleada de movimientos de lucha obrera, campesina y popular contra la guerra y contra el sistema capitalista que “la lleva en su seno, como la nube lleva la tempestad” (Jean Jaurès). Los organizadores consideraron que no se puede valorar la revolución de febrero en Rusia, pero tampoco la revolución alemana o les deserciones masivas de soldados en Francia i en Italia de otro modo que como la desesperada búsqueda de una alternativa de sociedad frente al capitalismo y al imperialismo que en esos duros años masacraba a mansalva.
Pero junto a la catástrofe humanitaria la nueva fase de desarrollo del capitalismo provocaba cambios en las formas de producir ante los cuales, el movimiento obrero ensayó nuevas formas de acción y de organización de la autonomía de clase. Nuevas formas que pretendían organizar la ofensiva revolucionaria: los soviets, los consejos obreros en Alemania, y en Italia, el sindicalismo revolucionario en Francia, las ocupaciones de fábricas y de tierras, las huelgas generales revolucionarias (1917 en España) o la creación de los sindicatos únicos en España o de los Shop Stewards en la Gran Bretaña o de los IWW en los USA. En el aspecto nacional no podemos olvidar la insurrección de Pascua de 1916 en Irlanda. Se puede hablar de una verdadera oleada revolucionaria internacional que podemos situar cronológicamente entre 1917 y 1921.


Las ponencias presentadas a esta jornada han sido editadas por Alejandro Andreassi en un libro que lleva por título: Crisis y revolución. El movimiento obrero europeo durante la guerra y la revolución rusa (1914-1921). En el índice del mismo se encuentran nueve textos que dan cuenta de la temática abordada: Antoni Lucchetti, Presentación; Ana Sallés, La revolución de febrero de 1917; Joan Tafalla, La tierra para quien la trabaja. La larga revolución de los campesinos rusos (1861-1905-1917); Adrià Llacuna, El sindicalismo de clase en Gran Bretaña: el movimiento shop stewards y el laborismo británico; Soledad Bengoechea, Los espartaquistas; José Luis Martín Ramos, ¿Y en España? Movilización social y movilización contrarrevolucionaria; Steven Forti, El espejo italiano. El Partido Socialista y la Confederación General del Trabajo frente a la ocupación de las fábricas y de los campos; Alejandro Andreassi, Francia: del asesinato de Jean Jaurès a las deserciones en masa y, finalmente Giaime Pala Pasado y presente de la Revolución Rusa: conclusiones.


***

Creo recoger el punto de vista de los organizadores de estas cuatro jornadas si digo, una vez resumidos el conjunto de autores y de temas abordados en las mismas, los objetivos trazados en las primeras reuniones de preparación celebradas en el ya lejano año 2015 han sido cubiertos de manera satisfactoria. Sea ello dicho sin ningún tipo de presunción ni de falsa modestia.

Joan Tafalla, 26 de septiembre de 2018 

Post-data: todos los libros anunciados en este texto pueden ser adquiridos en librerías o bien en la web de la editorial: Editorial El Viejo Topo. Una vez hayas abierto la página de El Viejo Topo, puedes abrir la sección "libros" y después clicar en: "Catálogo"






[1]Respectivamente: Karl Marx, El 18 de brumario de Luis Bonaparte, Barcelona, Editorial Ariel, 1971, p. 11 y Prefacio de 1859 a la Contribución a la crítica de la economía política, Madrid, Alberto Corazón editor, 1970, p. 38

dilluns, 3 de setembre de 2018

Manuel Valls ja surt a la revista ¡Hola!

APUNTS PER A UNA ANÀLISI DE CLASSE SOBRE LES ACTITUTS DE LA ALTA BURGESIA CATALANA ENTORN DE LA QÜESTIÓ DE LA INDEPENDÈNCIA ( Primer lliurament)

Joan Tafalla

Finals d'agost de 2018. La revista ¡Hola! comença la promoció de la figura de Manuel Valls entre els espanyols, i particularment entre els barcelonins. Ho fa amb el seu estil: publicant xafarderies, "ecos de sociedad". 
D'interés per a els lectora de ¡Hola! i per aquella que mai no obririen ¡Hola! ni a la sala d'espera del dentista o a la perruqueria:

algunes dades sobre la parella actual del possible candidat de Ciudadanos a l'alcaldía de Barcelona, Susana Gallardo Torrededia ( 1964). Les he extret del llibre La gran teranyina  de Roger Vinton:
"Segons la publicació nord-americana Forbes, el 2015 els Gallardo eran la cinquena fortuna de Catalunya i la setena d'Espanya, amb un patrimoni de 3.200 milions d'euros. Si atenem a la informació que elabora el diari El Mundo, el 2016 els Gallardo eran la segona fortuna catalana entre les empresas cotizadas i la setena d'Espanya amb un patrimoni de 2.354 milions d'euros.
Al juny de 2016, la prensa española va publicar una filtració segons la qual els germans Gallardo s' havien beneficiat de l'amnistia fiscal decretada per govern de Mariano Rajoy quatre anys abans. Segons aquestes fonts, van legalitzar, 113 milions d'euros procedents de comptes a Suïssa amb el pagament de només el 2,7% de penalització sobre la totalitat dels saldos repatriats.
La filla d'un dels dos germans propietaris (de laboratoris Almirall) Antonio Gallardo Ballart, és Susana Gallardo Torrededía, membre del Consell d'Administració de La Caixa ( fins a l'any 2014) i durant un temps casada amb Alberto Palatchi Ribera (1949), el multimilionari propietari de Pronovias, l'imperi tèxtil dels vestits de núvia. Tant Palatchi com el germà del seu ex-sogre, Jorge Gallardo, s'han manifestat públicament en contra de la indepedència de Catalunya" (p. 137)



SOBRE EL ARTE DE NO PONER TODOS LOS HUEVOS EN EL MISMO CESTO


El presidente de la Generalitat con el presidente del Círculo de Economía en la XXXIV reunión anual  del CE, Sitges 31 de mayo de 2018.

Joan Tafalla
(Versión en castellano )[1]


"La burguesía no pone nunca todos 
los huevos en el mismo cesto"
Josep Serradell "Roman", en conversación
  con un servidor, hace unos treinta años.

El deslumbramiento producido por la retórica política suele impedirnos tener una visión de conjunto del conflicto, captar la dinámica, el ritmo de desarrollo, la dirección de marcha, los objetivos reales del contendientes y las sucesivas modificaciones de las correlaciones de fuerzas .
El próximo otoño estará llena de retórica cegadora. Por un lado, nos deslumbrarán las brutales actuaciones de un estado profundo e integral que considera la sagrada unidad e indivisibilidad de la patria española como algo eterno, natural, sagrado, imprescindible e intangible. Pedro Sánchez declara su intención de des-escalar el conflicto y de abrir vías a un pacto entre las élites, pero las acciones de este estado profundo, de este post-franquismo que se nos está haciendo tan y tan largo pondrán a prueba la consistencia de su voluntad. Los procesos de los presos políticos, de los alcaldes y de los representantes de las entidades soberanistas ritmarán el conjunto del otoño. Ligado a esto, las provocativas acciones de la extrema derecha contra la libertad de expresión del movimiento independentista y la subasta entre el PP o Ciudadanos por la primacía en la defensa de sus valores patrios serán nuevos palos en las ruedas del intento de des-escalar el conflicto.
También nos deslumbrarán las acciones de ese sector de la clase política catalana que ha perdido el rol de partido orgánico, representativo y mediador de las clases dominantes y dirigentes radicadas en Cataluña. El cesarismo de Puigdemont transformará otoño en una nueva fase de la larga campaña electoral (llamada proceso). La lucha por la recomposición de la representación política de la burguesía radicada en Cataluña se hará por los senderos de la radicalidad. cosa que no gusta ni a Fomento del Trabajo Nacional, ni al Círculo de Economía.
Tras su triunfo aplastante en el congreso del PDCAT, Puigdemont y su vicario en la tierra harán esta campaña electoral de una manera des-acomplejada: o yo, o el diluvio! Chantaje, presión, ataques irrespetuosos contra el disidente, OPA’s contra ERC, robo del electorado a la CUP (como en parte ya ha sucedido) ... Todo bajo el signo de las prisas, del ahora o nunca, de la ilusión de conseguir un objetivo que ellos saben ficticio: implementar una inexistente república catalana. Una república que, en el momento decisivo, tanto los unos como los otros dejaron en una declaración retórica, en un acto teatral vacío de contenido, de acción y de voluntad.
El 27 de octubre Puigdemont tenía un pacto con el PP de Rajoy, mediado por el PNV y por el PSOE. El pacto traicionaba la retórica pública usada tras la sustitución de Artur Mas y, sobre todo traicionaba al movimiento popular que había hecho posible el 1 de Octubre. Nada nuevo bajo el sol: es el mismo modus operandide las clases dirigentes catalanas desde hace casi cuatrocientos años. Pero la aplicación de ese pacto era complicada. Una vez has estimulado a las multitudes y éstas toman las calles, los pactos no son fáciles, necesitan un largo tiempo de digestión. Así que una vez expuesto a la crítica acerba de otros sectores políticos en competencia, Macià le petit, optó por el coitus interruptus: proclamación retórica, ninguna medida práctica real y refugio en el extranjero. Como dice la naíf y recién llegada al gran juego, Clara Ponsati: ir de farol. Sólo la dureza intransigente de un estado profundo personificada en el ensañamiento jurídico de Llarena transformaron un tacticista en mártir de la patria. Si Puigdemont y los suyos pretenden sinceramente que el 1 de octubre otorgaba la legitimidad por una proclamación unilateral de la república catalana, que motivó la jornada del 27 de octubre? Qui prodest?

¿Pero existe una burguesía independentista?

Existe un mito compartido tanto por la izquierda independentista como por la izquierda autonomista, recientemente auto-re-descubierta como federalista. Es el mito de la existencia de una burguesía catalana independentista. Se trata de un fetiche instrumental: las clases dominantes y dirigentes catalanas no han sido ni son independentistas. En su inmensa mayoría, por supuesto. Sólo hay que dar un vistazo a las páginas web de Fomento de Trabajo Nacional ( de España, off course), del Círculo de Economía, del Círculo Ecuestre, del Círculo del Liceo, de la Sociedad de Estudios Económicos, de la Sociedad Barcelonesa de Amigos del País o del recientemente creado Club Alexis de Tocqueville, o escuchar  a algunos asiduos a la actual lonja del Barça, para comprobarlo. O leer el monárquico diario del conde de Godó, o El Periódico, o ver o escuchar Atresmedia Corporación, propiedad de una importante familia burguesa catalana. O leer la "Opinión del Círculo de Economía" presentada en su XXXIV Reunión (Sitges, 30 de mayo): "Propuestas para modificar el autogobierno de Cataluña y el funcionamiento del modelo territorial de Estado”.[2]
Entonces, ¿a qué viene la gesticulación radical de los ganadores del congreso del PDCAT? A quien aspira a representar la nueva generación de clase política post-convergente que vemos brotar ante nuestros ojos? Nos creeremos la patraña de que ya no aspiran a representar las viejas clases dominantes y dirigentes catalanas? ¿Nos tragaremos la bola de que se han pasado al bando de las masas populares? No sé si el amigo lector cree en milagros. Yo, hace algún tiempo que soy un descreído. Considero que el objetivo táctico de Puigdemont es: primero derrotar/absorber a los sectores de izquierdas y democráticos del movimiento popular independentista, para después subordinarlos a su proyecto, que no es precisamente, la independencia, sino una salida negociada.
El movimiento popular independentista, en el que hasta ahora han sido mayoritarios los perfiles más democráticos, progresistas y transformadores, ¿se dejará hegemonizar y cooptar por este cesarismo rampante y por su estrategia falsaria de "cuanto peor, mejor"? Es pronto para saberlo.
Por mi parte, en mis más de cuatro décadas de experiencia política he aprendido algunas cosas. Uno de ellas es esta: las clases dominantes y dirigentes de este nuestro pequeño país consideran el ejercicio de no poner todos los huevos en un mismo cesto como una de las bellas artes.

dissabte, 1 de setembre de 2018

SOBRE L’ART DE NO POSAR TOTS ELS OUS EN EL MATEIX CISTELL


“La burgesia no posa mai tots els ous al mateix cistell” 
Josep Serradell “Roman”, en conversa
 amb un servidor, fa uns trenta anys.



Joan Tafalla

L’enlluernament produït per la retòrica política sol impedir-nos tenir una visió de conjunt del conflicte, copsar-ne la dinàmica, el ritme de desenvolupament, la direcció de marxa, els objectius reals del contendents i les successives modificacions de les correlacions de forces. 
La propera tardor estarà plena de retòrica encegadora. D’una banda, ens enlluernaran les brutals actuacions d’un estat profund i integral que considera la sagrada unitat i indivisibilitat de la pàtria espanyola com quelcom etern, natural, sagrat, imprescindible i intangible. Pedro Sánchez declara la seva intenció de des-escalar el conflicte i d’obrir vies a un pacte entre les elits, però les accions d’aquest estat profund, d’aquest post-franquisme que se’ns està fent tant i tant llarg posaran a prova la consistència de la seva voluntat. Els processaments dels presos polítics, dels alcaldes i dels representants de les entitats sobiranistes ritmaran el conjunt de la tardor. Lligat a això, les provocatives accions de l’extrema dreta contra la llibertat d’expressió del moviment independentista i la subhasta entre el PP o Ciudadanos per la primacia en la defensa dels seus valors patris seran nous pals a les rodes de l’intent de des-escalar el conflicte. 
També ens enlluernaran les accions del sector de la classe política catalana que ha perdut el rol de partit orgànic, representatiu i mediador de les classes dominants i dirigents radicades a Catalunya. El cesarisme de Puigdemont transformarà la tardor en una nova fase de la llarga campanya electoral (anomenada procés). La lluita per la recomposició de la representació política de la burgesia radicada a Catalunya es farà pels viaranys de la radicalitat. Cosa que no agrada ni a Foment del Treball Nacional, ni al Cercle d’Economia.
Després del seu triomf aclaparador en el congrés del PDCAT, Puigdemont i el seu vicari a la terra faran aquesta campanya electoral d’una manera des-acomplexada: o jo, o el diluvi! Xantatge, pressió, atacs irrespectuosos contra el dissident, OPA’s contra ERC, robatori de l’electorat a la CUP (com en part ja ha succeït)... Tot sota el signe de les presses, del ara o mai, de la il·lusió d’aconseguir un objectiu que ells saben fictici: implementar una inexistent república catalana. Una república que, en el moment decisiu, tant els uns com els altres varen deixar en una declaració retòrica, en un acte teatral buit de contingut, d’acció i de voluntat. 
El 27 d’octubre Puigdemont tenia un pacte amb el PP de Rajoy, mediat pel PNV i pel PSOE. El pacte traïa la retòrica pública usada després de la substitució d’Artur Mas i, sobretot traïa al moviment popular que havia fet possible l’1 d’Octubre. Res de nou sota el sol: és el mateix modus operandide les classes dirigents catalanes des de fa gairebé quatre-cents anys. Però l’aplicació del pacte era complicada. Un cop has estimulat a les multituds i aquestes prenen els carrers, els pactes no son fàcils, necessiten un temps llarg de digestió. Així que un cop exposa’t a la crítica acerba d’altres sectors polítics en competència, Macià le petitoptà pel coitus interruptus: proclamació retòrica, cap mesura pràctica real i refugi a l’estranger. Com diu la naïf i nouvinguda al gran joc, Clara Ponsati: anar de farol. Sols la duresa intransigent d’un estat profund personificada en l’acarnissament jurídic de Llarena van transformar un tacticista en màrtir de la pàtria. Si Puigdemont i els seus pretenen sincerament que l’1 d’octubre atorgava la legitimitat per una proclamació unilateral de la república catalana, què motivà la jornada del 27 d’octubre? Qui prodest?

Però existeix d’una burgesia independentista? 

Existeix un mite compartit tant per l’esquerra independentista com per l’ esquerra autonomista, recentment auto-re-descoberta com a federalista. És el mite de l’existència d’una burgesia catalana independentista. Es tracta d’un fetitxe instrumental: les classes dominants i dirigents catalanes no han estat mai ni son independentistes. En la seva immensa majoria, és clar. Tant sols cal donar una ullada a les planes web de Foment de Treball, del Cercle d’Economia, del Cercle Eqüestre, del Cercle del Liceu, de la Societat d’Estudis Econòmics, de la Societat Barcelonesa d’Amics del País, del recentment creat club Alexis de Tocqueville, o escoltar alguns assidus a l’actual llotja del Barça, per a comprovar-ho. O llegir el monàrquic diari del comte de Godó, o El Periódico, o veure o escoltar Atresmedia, propietat d’una important família burgesa catalana. O llegir la “Opinió del Cercle d’Economia” presentada en la seva XXXIV Reunió (Sitges, 30 de maig): “Propostes per modificar l’autogovern de Catalunya i el funcionament del model territorial d’Estat
Llavors, a què ve la gesticulació radicaldels guanyadors del congrés del PDCAT?A qui aspira a representar la nova generació de classe política post-convergent que veiem brotar davant dels nostres ulls? Ens creurem la falòrnia de que ja que no aspiren a representar les velles classes dominants i dirigents? En empassarem la bola de que s’han passat el bàndol de les masses populars? No sé si l’amic lector creu en miracles. Jo, fa algun temps que sóc un descregut. Considero que l’ objectiu tàctic de Puigdemont és primer derrotar els sectors d’esquerres i democràtics del moviment popular independentista, per a subordinar-los al seu projecte, que no és precisament, la independència sinó una sortida negociada. 
El moviment popular independentista, en el que fins ara han estat majoritaris els perfils més democràtics, progressistes i transformadors, es deixarà hegemonitzar i cooptar pel aquest cesarisme rampant i per la seva estratègia falsària de “com pitjor, millor”? És aviat per a saber-ho. 
En les meves més de quatre dècades d’experiència política he après algunes cosetes. Un d’elles és aquesta: les classes dominants i dirigents d’aquest nostre petit país consideren l’exercici de no posar tots els ous en un mateix cistell com una de les belles arts.

Article publicat a l'edició d' 1 de setembre de 2018 de La JornadaSobre l’art de no posar tots els ous en un mateix cistell

dilluns, 23 de juliol de 2018

LA CATARSI SEGONS ANTONIO GRAMSCI
















Carlos Nelson Countinho (1)

Com en d’altres casos, Gramsci es val d’un vell terme però el re-omple d’un nou contingut, tot creant d’aquesta manera un concepte inèdit i original. El terme «catarsi» fou emprat per primer cop per Aristòtil per a identificar l’efecte que la tragèdia exercita sobre l’espectador. El filòsof d’ Estagira parla de catarsi com a « expiació de les passions», en el sentit d’una elevació, d’una superació i, en cert sentit, d’un passatge de l’art a la moral, però fent això va més enllà de la definició de la tragèdia i dels seus efectes. És precisament aquest moment d’elevació, de superació, allò que G. adopta del terme aristotèlic. Però universalitzant-lo, en fa una determinació essencial de la praxis social en general i, específicament, de la praxis política. Escriu G.: « Es pot utilitzar el terme “catarsi” per a indicar la transició del moment merament econòmic (o egoístic-passional) al moment ètic-polític, és a dir l’elaboració superior de l’estructura en superestructura en la consciencia dels homes» (QP 10, 11, 1244). Estem davant d’aquell moviment per mitjà del qual allò particular(allò econòmic-corporatiu) és dialècticament superat en allò universal (ètic-polític), elevació que Gramsci considera una determinació essencial en la praxis política quan aquesta és entesa en el seu sentit ampli.
D’altra banda, Gramsci suggereix aquí un mode dialèctic de pensar la relació entre estructura i superestructura sobre la base de un dels textos marxians més presents en el Quaderns de la Presó ( i també citat per G. al final de la nota en qüestió), el Prefaci aPer la crítica de l’economia política. Però aquesta transició d’allò particular a allò universal no és l’única superació dialèctica que segons G. està continguda en el “moviment catàrtic”; estretament lligats a aquesta hi ha altres transicions dialèctiques: « Aquesta [la catarsi, nota de NCC] significa tambéla transició d’allò “objectiu a allò subjectiu” i de la “necessitat a la llibertat”. L’estructura com a força exterior que esclafa l’home, que l’assimila a sí mateix, que el fa passiu, es transforma en mitjà de llibertat, en instrument per a crear una nova forma ètic-política, en origen de noves iniciatives» (ibid.cursiva meva). Aquí es redueix qualsevol possibilitat d’una lectura mecanicista de la relació estructura-superestructura: la praxis humana, en el seu moment catàrtic, posa en moviment precisament la transició de les determinacions objectives a la subjectivitat (que està en l’origen de «noves iniciatives»), o sigui la transició de la necessitat a la llibertat. Sense negar els moments de l’objectivitat i de la necessitat, que també son constitutius de l’ésser social. G. indica la seva in-eliminable relació amb la subjectivitat creadora i per tant amb la llibertat. Aquí estem  al davant d’un moment essencial de l’ontologia gramsciana de l’ésser social, on es conjuguen causalitat i teleologia, necessitat i llibertat. Per a subratllar la importància ontològica de la seva particular concepció de la catarsi, G. afirma: « La fixació del moment “catàrtic” esdevé així, em sembla, el punt de partida per a tota la filosofia de la praxis; el procés catàrtic coincideix amb la cadena de síntesis que són el resultat del desenvolupament dialèctic» (ibid.cursiva de NCC). Ara podem comprendre millor el sentit que G. té en ment quan diu repetidament que “tot és política”. Es tracta d’una altra manera de dir que “tot és catarsi”, es a dir que totes les formes de praxis - des del treball dirigit a la dominació de la natura fins a les formes més complexes d’interacció social- contenen aquesta possibilitat de transició d’allò particular a allò universal, d’allò objectiu a allò subjectiu, de la necessitat a la llibertat.
G. no parla de catarsi en gaires altres fragments. En un cas únic tracta el terme sota un perfil essencialment estètic: discutint el cant X de l’Infern [de Dante, ndt] sosté que el pas de la poesia a l’estructura es una “catarsi” ( per utilitzar els termes de Croce dels que es val en aquest context), o sigui la transició d’una frase de valor “estètic” sobre la presumpta mort del poeta Guido  a les “acotacions” de Farinata, que provoquen el drama de Cavalcanti, el pare del poeta (Q. 4, 82, 521). Però en l’altre fragment dels QP on G. parla de catarsi en referència a l’art, ja hi apareix amb claredat la relació amb la política en sentit ampli. A propòsit de Casa de nines d’ Ibsen G. escriu: « Així doncs quina altra cosa hauria de ser l’anomenat teatre d’ideessi no això, la representació de passions lligades a les costums amb solucions dramàtiques que representin una catarsi “progressiva”[cursiva de NC], que representin el drama de la part més avançada intel·lectualment i moral d’una societat i que expressa el desenvolupament històric immanent en els propis costums existents » (QP 21, 6, 2132-3). En aquestes notes d’ “estètica” G. ratifica la transició d’allò particular a allò universal com a tret distintiu de la catarsi.
Hi altres fragments on l’ús  del terme assumeix clarament el sentit ontològic-polític present a QP 10 II, 6. S. És significatiu el pas on, després d’haver exposat el concepte de revolució passiva en l’àmbit d’una anàlisi crítica de la historiografia de Croce, G. parla del grup social que es presenta com el promotor de la catarsi, o sigui del pas d’allò particular a allò universal. Després d’haver parlat del mode de veure propi de la « concepció “revolució-restauració” », o sigui d’« un conservadorisme reformista temperat » G. afirma : « una tal manera de concebre la dialèctica és propi dels intel·lectuals, que es conceben a sí mateixos com els àrbitres i els mediadors de les lluites polítiques reals, com aquells que personifiquen la catarsi del moment econòmic al moment ètic-polític, es a dir la síntesi del propi procés dialèctic » (QP I 10, 6, 1221-2). Encara que no ho digui explícitament, G. creu que el principi promotor de la catarsi revolucionària dels grups subalterns seria allò que ell anomena « Príncep modern», que forma, per usar una coneguda expressió togliattiana, un “intel·lectual col·lectiu”. Encara en polèmica amb Croce - allà on tracta de demostrar que la distinció entre filosofia i ideologia és tant sols una distinció de grau, atès que ambdues son “concepcions del mon”-G. especifica allò que entén per filosofia, que ell considera més universal que la«ideologia politica »precisament per quees tracta d’una« catarsi »: « filosofia és la concepció del mon que representa la vida intel·lectual i moral ( catarsi d’una determinada vida pràctica) d’un enter grup social concebut en moviment i considerat per tant no sols tenint en compte els seus interessos actuals i immediats, sinó també aquells futurs i mediats » (Q 10 I, 10, 1231, cursiva de NCC).

G. torna a parlar de catarsi en un celebre paràgraf on discuteix la «transició del saber al comprendre, al sentir, i viceversa, del sentir al comprendre, al saber» i afirma que no es fa política « […] sense aquesta connexió sentimental entre intel·lectuals i poble-nació». G. sembla concebre aquesta connexió com una forma moderna de catarsi, de construcció de la «vida de conjunt que és la única força social», per mitjà de la qual « es crea el “bloc històric”». En efecte, ell diu que  « De Man “estudia” els sentiments populars, no co-sent [no comparteix sentiments, ndt] amb ells per a guiar-los i conduir-los a una catarsi de civilització moderna:la seva posició és la de l’estudiós del folklore» (Q. 11, 67, 1505-6, cursiva NCC).
Així doncs, per bé que no apareix moltes voltes en els QP, el concepte de catarsi ocupa un lloc central a l’ontologia social de G., que amb aquest terme expressa la idea per la qual l’ésser social està constituït per una relació sempre canviant entre allò particular i allò universal, entre allò objectiu i subjectiu, entre la necessitat i la llibertat.




[2]Dizionario Gramsciano pp. 105-107. Traducció de Joan Tafalla. Sota el Matagalls, 18-21 de juliol de 2018. Abreviatures: QP: Quaderns de la Presó; NCC: Carlos Nelson Coutinho; ndt: nota del traductor.

dimecres, 27 de juny de 2018

Seminario sobre el Centenario de la Revolución rusa y el periodo de entreguerras




TÍTULOS DE ALGUNAS DE LAS PONENCIAS:

EL IMPACTO DE LA REVOLUCIÓN RUSA EN LA LEGISLACIÓN SOCIAL 
Noelia Solana Alonso

LA POLÍTICA INTERCLASISTA EN LA CATALUÑA DE ENTREGUERRA 
Pablo Montes Gómez



EL ANARCOSINDICALISMO Y LAS ALIANZAS (1917-1936)
Juan Cristóbal Marinello Bonnefoy


EL NACIMIENTO DE LOS PARTIDOS COMUNISTAS
Francisco Erice


EL RESPLANDOR DE UN FARO. REPERCUSIONES DE LA REVOLUCIÓN RUSA EN ESPAÑA Y EN ASTURIAS
Ramón García Piñeiro

LA PRIMERA CONSTITUCIÓN SOCIALISTA Y SU INFLUENCIA HASTA HOY 
Jesus Iglesias

LA DESTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA COMO OBJETIVO DE LA CONTRARREVOLUCIÓN: LA REVOLUCIÓN CONSERVADORA DEL PERÍODO DE ENTREGUERRAS Y EL NEOLIBERALISMO ACTUAL
Alejandro Andreassi Cieri


¿QUÉ HACER HOY CON LA REVOLUCIÓN RUSA DE 1917?
Joan Tafalla 

Podéis leer el borrador de mi ponencia en este mismo blog ¿Qué hacer hoy con la revolución rusa de 1917?