dissabte, 23 de setembre de 2017

QUÈ S’HA FET D’AQUELLES FLORS?


Zero a l'esquerra, 
dissabte 23 de septembre de 2017.


Veig que els meus camarades Simon, Rosa i Ferran debatien ahir en un post meu publicat al meu compte de Facebook, publicat fa dos dies, sobre quina hauria de ser la posició d’un comunista davant l’ 1 d’octubre. O més àmpliament, sobre la posició que hauríem d’adoptar davant el conjunt del moviment popular independentista i encara més davant el conjunt de la societat catalana, davant la situació política catalana i davant la crisi del règim del 78.

La primera observació que vull fer és que he escrit “...la posició D’UN comunista”, es a dir, estem debatent com a molècules disperses d’un gran organisme que havia estat entre 1965 i 1982 un partit orgànic de les classes populars catalanes, en primer lloc de la classe obrera. Sóm individus, partícules, molècules. No cèl·lules d’un organisme viu, creatiu i operant.

És notable que cadascú de nosaltres tres, comunistes procedents del vell tronc PSUC i del PCC, més o menys de la mateixa  generació podem discutir sense posar-nos gaire nerviosos i intercanviant arguments, i no improperis. És quelcom important. No sempre passa així.

Fa uns anys debatíem en el marc d’unes organitzacions potents, inserides a la societat i en les classes populars, assumíem els acords dels òrgans dirigents, amb disciplina conscient. Avui això ja no es així. Aquelles organitzacions s’han dividit i posteriorment s’han esmicolat. El PSUC ja no és el partit orgànic de les classes subalternes catalanes. És el producte de la derrota de la transició. Una lliçó que prové de la història ( 1794, 1848-51, 1871, 1921, 1939, e via dicendo... és que les derrotes solen produir divisió, fraccionalisme, individualisme, esmicolament).

En els darrers temps, he comptat, pel cap baix, cinc posicions tàctiques ( és a dir, en el fons estratègiques) diferents entre les diverses restes organitzatives o individuals que es reclamen d’aquell gran partit orgànic nacional i de classe. Alguns confonen la seva pertinença a un grup que usa les sigles SU ( PSUC viu o XSUC), on la paraula “comunista” ( Comunistes. Cat) amb la possibilitat de reconstruir en l’actualitat, o en un futur aquell gran partit. No tots, afortunadament.

Una nova generació de comunistes creix ( moderadament) fora d’aquelles velles rengles. El fil conductor que, en duríssimes i heroiques condicions, es va mantenir entre 1936 i 1982 s’ha trencat definitivament. Molts d’aquests nous comunistes busquen les seves arrels en tradicions alienes a la nostra. Comorera és per a ells un nom buit de contingut, una deixalla històrica el que de manera ingènuament optimista anomenen “abocador de la història”. Ardiaca, Roman, López Raimundo són en el millor dels casos, simples noms que no tenen per a ells cap significat. Busquen els seus mestres de vida en altres àmbits.

Abans de contestar a les opinions dels companys, voldria proposar ( mode irònic, amb tocs d’amargor continguda) quatre tesis:

a.- Els vells i bons temps no tornaran.
b.- La nostàlgia ja no és el que era, com deia la camarada Signoret.
c.- Estem debatent en un context en que ha canviat radicalment el paisatge social i el que és més important, el paisanatge.
d.- Parafrasejant el camarada Galeano, les nostres velles respostes no serveixen per a respondre a les noves preguntes.

Ja sé que proposo un beuratge difícil d’empassar. Però reconèixer aquestes realitats és condició necessària, encara que no suficient, per a no equivocar-se massa catastròficament en la situació actual.

En un altre post que estic escrivint ara donaré compte de l’anàlisi que faig de la situació actual i del meu pronòstic del que que està per venir. En els propers dies i a mig termini.

ZERO a L’ESQUERRA

PD. No tinc clar si aquest post serveixi per a altra cosa que no sigui alimentar al pròpia melangia, mentre la nova generació, considera estar intervenint en la fase “burgesa” d’una revolució que els anomenen “anticapitalista”. És a dir, mentre la nova generació exposa els seus cossos a la repressió de l’estat borbònic. Predir la més que probable derrota, analitzar els gèrmens de la revolució passiva en curs no pot ser una excusa per a mantenir-se al marge. Marx no adoptà pas aquesta posició en 1871, tampoc ho va fer Lenin el juliol de 1917.

dijous, 21 de setembre de 2017

Acerca de lo difícil que resulta preparar la tierra para la amistad

Un comunista crítico frente a un pez cornudo que nada en un estanque congelado.


A propósito de:

1917. Variaciones sobre la Revolución de Octubre, su historia y sus consecuencias.

Autor: Francisco Fernández Buey
Edición de Salvador López Arnal y Jordi Mir García
Barcelona, Ed. El Viejo Topo, 2017. 319 páginas.

Joan Tafalla

Conmemorar en las actuales circunstancias el centenario de la revolución rusa de 1917 debiera motivar una re-activación del pensamiento dialéctico y historicista, buscando comprender el conjunto, la globalidad de lo acontecido, el ritmo y la dinámica del desarrollo histórico experimentado durante el siglo pasado. Deberíamos tratar de discernir las luces de las sombras, separar el trigo de la paja. Huir de las liturgias vacías para tratar de asimilar las lecciones de la larga experiencia del movimiento comunista histórico del siglo XX, de sus victorias (extrañas todas ellas) y de sus derrotas (la mayoría de ellas bastante lógicas).
A una comprensión compleja, dialéctica, de este estilo contribuirá sin duda la oportuna y preciosa edición de una antología de escritos de Francisco Fernández Buey publicada este año 2017 por El Viejo Topo. Tras la lectura de los 27 materiales incluidos en las 319 páginas del volumen se tendrá la sensación de haber dedicado un tiempo muy útil a un conjunto de materiales de una riqueza cultural extraordinaria, llenos de matices éticos, políticos y estratégicos.
Unos materiales muy útiles para acercase a la comprensión no solo de la revolución rusa y de sus ecos si no, sobretodo, para comprendernos a nosotros mismos, comunistas españoles. A comprendernos como conjunto orgánico (no en el sentido estrechamente organizativo), en evolución, muchas veces en crisis, más allá de los avatares que hayamos atravesado cada uno de nosotros en los cuarenta años de nuestra historia que transcurren entre el primero y el último de los textos incluidos en el libro.
Cuarenta años en los que la obra y la acción de FFB nos ha acompañado, nos ha corregido, nos ha enseñado. Y sobre todo, nos ha señalado y recordado la lección maquiaveliana a la que se refiere en cuatro ocasiones en este libro: “Nada de imaginar paraísos. Lo que hay que hacer es conocer los caminos que conducen al infierno para evitarlos”.
Es por todo ello que el agradecimiento que el lector debe a los dos editores del libro, Salvador López Arnal y Jordi Mir es inmenso. Un agradecimiento que debe incluir a la editorial que se ha atrevido a publicar este libro imprescindible. La acertada selección de los textos, en algunos casos la búsqueda tenaz y la recuperación de intervenciones hechas por FFB en pequeño grupo, su anotación discreta y eficaz ayudan a la comprensión de los textos en su contexto. La discreción al anotar es una virtud no muy corriente entre los editores de antologías, tentados como suelen estar en substituir al autor o en guiar al lector haciendo por él las anotaciones marginales.
En este caso, los cuarenta años de recorrido intelectual, moral y político del autor requerían unas anotaciones que permitieran al lector joven (y también al no tan joven) ubicar los acontecimientos que motivaron algunos de los escritos. Contextualizar para comprender. En conjunto es necesario agradecer a los editores su sabio y discreto trabajo de pontífices ( es decir, de constructores de puentes) intergeneracionales realizado.
Ojalá este libro pueda servir para que las nuevas generaciones de comunistas se acerquen a una de las reflexiones más profundas producidas en territorio español sobre la revolución rusa de 1917 y a lo que los editores llaman “sus consecuencias”. Y ojalá este libro pueda servir de puente intergeneracional, de traspaso del testigo de una tradición de comunismo crítico y abierto que ha estado siempre presente en nuestro país y que ha informado, muchas veces desde fuera de lo estrechamente organizativo, la política comunista.
Ello será así a condición, de que el lector no se limite a la letra descontextualizada, fija, muerta. A la cita congelada. A condición de que trate de captar el espíritu creador de los textos, su intento permanente de huir del dogma aprendido y repetido. A condición de que sepa que se enfrenta al estilo y maneras de un comunista laico, no religioso, no litúrgico. Aunque quizás algún lector, como yo, se pregunte sobre lo plausible que pueda ser un movimiento que quiera cambiar “el mundo de base”, que no adopte de algún modo el carácter de mito, de religión del hombre moderno. Que se pregunte sobre si es posible una reforma intelectual y moral de carácter estrictamente laico.
El libro que tenemos delante nos permite captar el ritmo, la evolución de la elaboración filosófica, política y teórica de FFB. Nos muestra el espíritu que presidió un obrar práctico y la elaboración de una obra permanentemente abierta, en evolución, dispuesta a examinar críticamente la realidad. El libro nos ofrece diversos ejemplos de esta evolución. Podríamos poner como ejemplo la necesaria comparación entre el leninismo de izquierdas, combatiente y anti dogmático de los dos capítulos de “Conocer a Lenin” (1978) incluidos al principio del volumen con la entrevista sobre la obra de Lenin que FFB respondió 25 años más tarde. Una entrevista concedida al final del proceso histórico, cuando el búho de Minerva había emprendido su vuelo. Hay otros ejemplos a los que el espacio disponible no me permite aludir.
Quizás podríamos intentar clasificar, ni que sea de manera provisional los materiales que ocupan el libro en varias temáticas: a- reflexiones sobre la revolución rusa de 1917, sobre sus consecuencias; b- reflexiones sobre Lenin y el leninismo; c- reflexiones sobre el comunismo occidental y sobre los ecos de la revolución y sobre la prolongación y posterior agotamiento del impulso revolucionario a lo largo de siete décadas del siglo XX; d- reflexiones sobre su propia versión del comunismo (la de FFB). Pero fracasaríamos en la clasificación. La mayoría de los textos incluyen de una u otra manera todos estos aspectos.
Para concluir y quizás atravesando todo el libro, se nos muestra el debate interior del autor con el tema sempiterno de la relación entre fines y medios, planteado por el dicho gramsciano: “se puede hablar de querer un fin sólo cuando se saben preparar con precisión, cuidado y meticulosidad, los medios adecuados, suficientes y necesarios”.